Dieta para perros con pancreatitis

La pancreatitis del perro no mejora

La inflamación del páncreas es el trastorno pancreático exocrino más común que afecta a los perros. Se desconoce la verdadera prevalencia de la pancreatitis aguda y crónica en la población canina, pero se han observado evidencias histológicas de cambios inflamatorios crónicos en el páncreas en el examen post-mortem de hasta un tercio de los perros que se presentan en las consultas de primera opinión. La pancreatitis es una enfermedad dolorosa y potencialmente mortal y, dado el papel del páncreas en la digestión normal, la alimentación de los animales con inflamación pancreática activa puede influir en gran medida en los signos clínicos y los resultados.

Actualmente, el diagnóstico clínico de la PA canina se basa en una combinación de cuatro factores: la presencia de signos clínicos típicos, la eliminación de otros posibles diagnósticos diferenciales (tras la evaluación de una base de datos mínima consistente en un hemograma, un perfil bioquímico y un análisis de orina), el aumento de la inmunorreactividad de la lipasa pancreática (PLI) o de la lipasa DGGR, y la presencia de lesiones ecográficas típicas del páncreas y del tejido circundante. El diagnóstico de la PC es más difícil: los signos clínicos son a menudo vagos, o idénticos a los de la PA en algunos casos, y las pruebas de laboratorio utilizadas para el diagnóstico de la PA, así como la ecografía abdominal, son menos sensibles para la PC. Por lo tanto, es extremadamente importante que los clínicos tengan la enfermedad «en su radar» cuando vean perros con signos vagos relacionados con el GI.

Leer más  Es mas inteligente un perro o un gato

¿pueden los perros con pancreatitis comer atún?

La pancreatitis es más común en los perros de mediana y avanzada edad. Los signos clínicos varían desde los leves o subclínicos hasta la pancreatitis aguda grave y necrotizante. La pancreatitis crónica o recurrente puede acabar provocando insuficiencia pancreática exocrina y/o diabetes mellitus. La mayoría de los pacientes que presentan pancreatitis tienen antecedentes de anorexia, depresión, letargo, vómitos y diarrea ocasional. Los vómitos y el dolor abdominal son los signos más frecuentes en los perros.

El tratamiento médico de la pancreatitis implica la disminución de la autodigestión pancreática mediante la reducción de la liberación de enzimas pancreáticas, el mantenimiento o el restablecimiento de una perfusión tisular adecuada y la corrección de los desequilibrios electrolíticos y ácido-básicos. Un requisito clave para el tratamiento de la pancreatitis es minimizar la liberación de enzimas pancreáticas y, al mismo tiempo, proporcionar un apoyo nutricional adecuado a los pacientes para minimizar la desnutrición proteico-calórica y optimizar la curación y la recuperación. Para algunos, estos dos objetivos se oponen diabólicamente, de ahí que la terapia tradicional se haya centrado en la no administración de nada hasta que el signo clínico de los vómitos se haya resuelto.

Calabaza para perros con pancreatitis

La pancreatitis es un problema común en nuestros amigos caninos. La definición médica de pancreatitis es la inflamación del páncreas. Una de las funciones del páncreas es segregar enzimas para la digestión, pero cuando se inflama, estas enzimas no llegan al tracto gastrointestinal y pueden hacer que el páncreas se «digiera a sí mismo». Esto es extremadamente doloroso y puede causar una enfermedad grave a su cachorro.

Leer más  Cuantas veces hay que comer pasta a la semana

La pancreatitis en los perros es una afección sobre la que todos los padres de mascotas deberían estar informados, debido a su frecuente aparición en los perros y a la posibilidad de que ponga en peligro su vida. Como padre de un perro, es fundamental que conozca los síntomas, ya que pueden no ser evidentes al principio.

La pancreatitis suele estar causada por la ingesta de una comida demasiado grasa. Lo más habitual es que un propietario bienintencionado dé de comer a su perro sobras, aunque algunos perros pueden encontrar el camino hacia una comida grasa después de meterse en la basura.

¿Qué alimentos pueden causar pancreatitis? Los culpables habituales son la carne de barbacoa, el queso, las sobras de recortes grasos o los huesos de tuétano. El alto contenido en grasa de estos alimentos es simplemente demasiado para el páncreas y hace que se ponga a trabajar en exceso. El páncreas empieza a producir un exceso de enzimas digestivas y se inflama dolorosamente.

Cómo consolar a un perro con pancreatitis

Muchas afecciones médicas responden bien a la terapia dietética porque una buena nutrición aborda la causa subyacente de la enfermedad. Los conocimientos sobre la salud de los perros y el uso de nutrientes para ayudar a prevenir y tratar las afecciones médicas son cada vez mayores.

El páncreas de su perro es un órgano vital con dos funciones principales. Produce enzimas que ayudan a digerir los alimentos en el intestino de su perro, y las hormonas insulina y glucagón que, entre otras cosas, ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre de su perro.

Cuando el páncreas funciona con normalidad, las enzimas digestivas sólo se activan cuando llegan al intestino delgado.  Se cree que la pancreatitis se desarrolla debido a la activación prematura de las enzimas. Cuando esto ocurre, las enzimas comienzan a digerir cualquier tejido del propio perro que encuentren, lo que provoca dolor, inflamación y malestar general.

Leer más  Comer mucho arroz es malo

Por ejemplo, los daños o traumatismos en el páncreas, algunos fármacos y toxinas y los niveles elevados de calcio en la sangre se han asociado a la aparición de pancreatitis. También se ha sugerido que la obesidad ligada a una dieta rica en grasas es un factor de riesgo para este trastorno.