Cayos en los codos perros

Arqueamiento del codo del perro

La displasia de codo es una enfermedad dolorosa y de desarrollo que afecta a las articulaciones del codo. La enfermedad tiene una base genética, pero la nutrición y otros factores también influyen. Puede afectar a los perros de razas grandes (como el gran danés y el labrador), así como a los perros más pequeños, como los teckel. La displasia de codo es esencialmente un fallo en el crecimiento y desarrollo de los huesos y cartílagos de la articulación. Los perros afectados experimentan dolor, diversos grados de cojera y pueden tener articulaciones del codo que no son funcionales.

Hay tres huesos en la articulación del codo que deben trabajar juntos: el cúbito, el radio y el húmero. Estos huesos deben alinearse correctamente y tener un cartílago normal y sano para que la articulación funcione correctamente. Cuando esto no ocurre, la articulación se vuelve inestable y pueden producirse diversos grados de cojera y artrosis. La displasia de codo puede presentarse de tres formas:

Los primeros signos de la enfermedad suelen ser la cojera de las patas delanteras y las anomalías de la marcha (cambios en la forma de caminar del perro). La enfermedad aparece más típicamente en perros de razas grandes, y los perros afectados suelen empezar a mostrar signos de cojera y dolor en la articulación del codo entre los cuatro y los seis meses de edad. Algunos signos clínicos son:

¿qué causa la displasia de codo en los perros?

La articulación del codo está formada por 3 huesos distintos, el radio, el cúbito y el húmero. El problema denominado displasia de codo es una anomalía del desarrollo que se produce en la articulación del codo de los perros, principalmente de las razas medianas y grandes. Hay tres problemas de desarrollo que pueden denominarse displasia de codo, a saber, una apófisis coronoides fragmentada (FCP), una apófisis ancónea no unida (UAP) y una osteocondritis disecante (OCD). Hay un folleto separado para cada una de estas condiciones. Los perros con displasia de codo suelen tener sólo una de las tres afecciones, y es raro que un solo perro tenga los tres componentes de la displasia de codo.

Leer más  Alimento para perra con cachorros

La PFC es un defecto de desarrollo de una de las apófisis coronoides, dos pequeñas protuberancias óseas en el extremo del cúbito dentro de la articulación del codo. En esta enfermedad, una de las apófisis coronoides desarrolla una fisura o grieta y se separa del resto del hueso. Lo más habitual es que se produzca en la apófisis interna o medial. Esta separación provoca dolor e inestabilidad articular.

Es probable que exista un componente genético, y los machos parecen estar más afectados. El problema suele observarse en perros de razas grandes, como el Boyero de Berna, el Golden Retriever, el Labrador Retriever, el Rottweiler y el Pastor Alemán. Algunos investigadores creen que esta afección es otra manifestación del TOC. También se ha asociado a un consumo excesivo de energía y calcio.

Displasia de codo

La articulación del codo está formada por 3 huesos distintos, el radio, el cúbito y el húmero. El problema denominado displasia de codo es una anomalía del desarrollo que se produce en la articulación del codo de los perros, principalmente de las razas medianas y grandes. Existen tres problemas de desarrollo que pueden denominarse displasia de codo, a saber, una apófisis coronoides fragmentada (FCP), una apófisis ancónea no unida (UAP) y una osteocondritis disecante (OCD). Los perros con displasia de codo suelen tener sólo una de las tres condiciones, y es raro que un solo perro tenga los tres componentes de la displasia de codo.

La apófisis ancónea es un pequeño saliente óseo en el cúbito, el más largo de los dos huesos del antebrazo. La apófisis ancónea forma parte de la superficie posterior de la articulación del codo. Hay un cartílago de crecimiento entre la apófisis ancónea y el resto del cúbito.

Leer más  Cuantas veces al dia come un perro pitbull

Los cartílagos de crecimiento se encuentran en los extremos de los huesos de los animales en crecimiento, y son los lugares de crecimiento de los huesos durante el desarrollo. Normalmente, cuando el perro alcanza la pubertad, los cartílagos de crecimiento se cierran, fusionando las partes del hueso. El cartílago de crecimiento entre la apófisis ancónea y el cúbito suele fusionarse hacia los 5 meses de edad. Si la apófisis ancónea no se fusiona correctamente con el resto del cúbito, se produce un trastorno denominado proceso ancóneo no unido (PAU). Esta afección es una de las tres condiciones que a veces se denominan también «displasia de codo».

Tratamiento de la luxación de codo en perros

La displasia de codo se considera principalmente una enfermedad genética del desarrollo, que provoca una anomalía en el codo del perro. Otros posibles factores que contribuyen a esta enfermedad son una dieta rica en proteínas, una nutrición deficiente, un rápido aumento de peso, las lesiones y el ejercicio excesivo de los cachorros. Las razas predispuestas a la displasia de codo son el pastor alemán, el golden retriever, el labrador retriever, el setter inglés, el springer spaniel inglés, el rottweiler, el terranova, el chow y el shar-pei.

La luxación de codo se conoce comúnmente como codo dislocado. Una luxación de codo suele estar causada por un traumatismo (atropello), una caída de altura o una pelea con otro animal. Si su perro tiene el codo dislocado, no podrá soportar el peso de la pata. Además, puede tener hinchazón y dolor en la articulación.

Sus perros pueden haber adquirido un esguince de pata por una actividad física (por jugar a la pelota o al frisbee), por una caída o por sufrir un traumatismo (pelea de perros, atropello). Las razas grandes y de crecimiento rápido son más propensas a desarrollar esguinces de patas. Otros síntomas de un esguince pueden ser la cojera y el dolor.