Hígado afectado en gatos

la insuficiencia hepática del gato, ¿cuándo aplicar la eutanasia?

El hígado es un órgano importante con muchas funciones, como la digestión y conversión de nutrientes, la eliminación de sustancias tóxicas de la sangre y el almacenamiento de vitaminas y minerales. Dado que el hígado trabaja para eliminar tantas sustancias diferentes del cuerpo, es susceptible de sufrir daños de muy diversa índole. Las enfermedades hepáticas provocan una inflamación, conocida como hepatitis. Si no se trata, puede provocar la pérdida de la función, ya que las células hepáticas sanas son sustituidas por tejido cicatricial. Las enfermedades de otras partes del cuerpo también pueden afectar a la función del hígado.

Afortunadamente, la enfermedad hepática puede tratarse de forma eficaz y su progresión puede limitarse. Muchos gatos siguen viviendo felizmente años después de su diagnóstico. Una nutrición adecuada y un diálogo continuo con su veterinario son la clave para controlar el trastorno hepático de su gato.

Otros posibles signos de trastornos hepáticos son una orina de color oscuro, encías pálidas o una acumulación de líquido en el abdomen que podría confundirse con un aumento de peso repentino. Su veterinario puede realizar otras pruebas para diagnosticar la enfermedad hepática.

esperanza de vida de las enfermedades hepáticas en los gatos

Los gatos parecen ser realmente susceptibles a la enfermedad hepática, y sólo pueden pasar unos días sin comer antes de desarrollar cambios grasos secundarios en el hígado. El término médico para esto es lipidosis hepática, que a menudo se llama «hígado graso». Si su gato acaba de ser diagnosticado con lipidosis hepática, querrá leer sobre el tema aquí.

¿El error que veo que cometen incluso los veterinarios? El hecho de que un gato esté enfermo, tenga ictericia y un aumento de las enzimas hepáticas no siempre significa que su gato tenga «hígado graso». Hay numerosas causas de enfermedad hepática en los gatos, y es necesario un examen rápido y completo con tratamiento para obtener el mejor resultado.

Ahora bien, si usted es un jugador (o mujer) y a su gato se le diagnostica ictericia, lo más probable es que su gato tenga lipidosis hepática o colangitis/colangiohepatitis. Estas dos enfermedades representan aproximadamente dos tercios de las causas de ictericia en los gatos. Pero, ¿qué pasa con el otro tercio de las veces? Es una de estas otras causas, más raras, que tienen un pronóstico mucho peor.

toxicidad hepática en los gatos

La lipidosis hepática, o «enfermedad del hígado graso», es la enfermedad hepática grave más común en los gatos. Es más probable que se produzca en gatos de mediana edad y en aquellos que tienen un sobrepeso extremo. Esta enfermedad está relacionada con la malnutrición, que puede estar causada por cualquiera de los siguientes factores:

Se cree que la hepatitis portal linfocítica está relacionada con un trastorno inmunitario o tiroideo, aunque no se ha determinado definitivamente ninguna causa específica.TopDiagnóstico de la enfermedad hepática en gatosEl veterinario que lo atiende empezará por revisar el historial médico del gato y discutir con los propietarios la gravedad y el inicio de los síntomas. El veterinario también debe ser consciente de cualquier acontecimiento anterior que pueda haber provocado la enfermedad. Se pedirá un conjunto estándar de pruebas de laboratorio, incluyendo un recuento sanguíneo completo (CBC), un perfil bioquímico, un panel de electrolitos y un análisis de orina. Pueden solicitarse radiografías o ecografías y será necesario realizar una biopsia hepática o una aspiración con aguja para establecer un diagnóstico definitivo.TopTratamiento de las enfermedades hepáticas en los gatosLas recomendaciones de tratamiento dependerán de la causa subyacente de la enfermedad hepática y de la gravedad de los síntomas.

etapas de la insuficiencia hepática en los gatos

Hay un suministro de sangre directo desde el intestino al hígado, y en parte debido a esto el hígado es vulnerable a las lesiones tóxicas ya que cualquier veneno que se ingiera llegará rápidamente al hígado. Los gatos también tienen una mayor susceptibilidad porque carecen de algunas vías metabólicas en el hígado que podrían hacer frente a algunas toxinas.

El hígado tiene una enorme capacidad de reserva, lo que significa que la insuficiencia hepática real se produce raramente, ya que más de dos tercios del mismo tienen que estar gravemente afectados. El hígado también se regenera bien, lo que significa que la recuperación suele ser posible incluso después de una enfermedad hepática grave.

Dependiendo de la causa y la gravedad, también pueden observarse otros signos como fiebre, aumento de la sed o vómitos. En algunos casos, la enfermedad hepática puede provocar la acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y, en los casos más avanzados o graves, puede aparecer ictericia (coloración amarilla de las encías y la piel).

En ocasiones, cuando la enfermedad hepática es muy grave o cuando existe un «shunt» (cuando la sangre del intestino no llega al hígado debido a la presencia de un vaso sanguíneo anormal o «shunt»), las toxinas que normalmente son tratadas por el hígado pueden llegar al cerebro. Esto puede provocar un comportamiento anormal, desorientación, exceso de salivación e incluso ceguera o convulsiones.

Leer más  Cushing en perros tratamiento homeopatico