Se le puede dar pistachos a los perros

¿pueden los perros comer cáscaras de pistacho?

Por su alto contenido en fibra, proteínas y grasas saludables, los frutos secos son un buen tentempié para las personas. Los perros, en cambio, deben vigilar su consumo de frutos secos. Hay algunos frutos secos que los perros pueden comer, pero sólo deben ser consumidos en ocasiones especiales. Demasiados frutos secos (y demasiada mantequilla de cacahuete, que es una golosina habitual para los perros durante el entrenamiento y el tiempo de juego) pueden provocar obesidad y deshidratación.

Todos los frutos secos son peligrosos para los perros. Esto se debe a su mencionado contenido en grasa y a que es muy fácil que los perros se atraganten con ellos. Hay algunos tipos de frutos secos que sólo presentan un riesgo leve para los caninos y pueden comerse de forma esporádica. Algunos frutos secos son muy tóxicos para los perros y pueden causar problemas duraderos en el interior de su cachorro si los come.

Comer el tipo de fruto seco incorrecto puede provocar pancreatitis en los perros. De hecho, una dieta grasa en general está relacionada con la pancreatitis -la inflamación del páncreas- en los perros. Los signos de la pancreatitis incluyen muchos de los signos del veneno: vómitos, diarrea, letargo, pérdida de apetito. Su perro también puede tener el vientre distendido o encorvar la espalda al caminar.

Mi perro se comió una cáscara de pistacho

Por su alto contenido en fibra, proteínas y grasas saludables, los frutos secos son un buen tentempié para las personas. Los perros, en cambio, deben vigilar su consumo de frutos secos. Hay algunos frutos secos que los perros pueden comer, aunque sólo debería darles el gusto en ocasiones especiales. Demasiados frutos secos (y demasiada mantequilla de cacahuete, que es una golosina habitual para los perros durante el entrenamiento y el tiempo de juego) pueden provocar obesidad y deshidratación.

Todos los frutos secos son peligrosos para los perros. Esto se debe a su mencionado contenido en grasa y a que es muy fácil que los perros se atraganten con ellos. Hay algunos tipos de frutos secos que sólo presentan un riesgo leve para los caninos y pueden comerse de forma esporádica. Algunos frutos secos son muy tóxicos para los perros y pueden causar problemas duraderos en el interior de su cachorro si los come.

Comer el tipo de fruto seco incorrecto puede provocar pancreatitis en los perros. De hecho, una dieta grasa en general está relacionada con la pancreatitis -la inflamación del páncreas- en los perros. Los signos de la pancreatitis incluyen muchos de los signos del veneno: vómitos, diarrea, letargo, pérdida de apetito. Su perro también puede tener el vientre distendido o encorvar la espalda al caminar.

¿pueden los perros comer frutos secos?

Aunque algunos frutos secos no contengan toxinas autóctonas que afecten negativamente a los perros, la cáscara de todos los frutos secos presenta el riesgo de desgarrar los tejidos al pasar por el tracto digestivo del perro. ¿Pueden entonces los perros comer frutos secos sin cáscara?  La carne de muchos frutos secos contiene grandes cantidades de grasas que pueden provocar malestar estomacal. Además, muchos frutos secos comprados en tiendas están envasados con sal y otras sustancias químicas, que pueden deshidratar o incluso envenenar a los perros.

¿Y pueden los perros comer frutos secos crudos? En general, incluso los frutos secos crudos parecen ser una opción alimentaria poco aconsejable para los perros, incluso si se dan con moderación como golosinas. Los frutos secos viejos con moho presentan un montón de problemas y deben mantenerse alejados de los perros. Las toxinas del moho pueden provocar convulsiones, trastornos neurológicos y problemas hepáticos en los perros. De hecho, los alimentos con moho de cualquier tipo o variedad -sin importar su posición en cualquier versión de la pirámide alimentaria- deben eliminarse adecuadamente.

Entonces, ¿pueden los perros comer frutos secos de cualquier tipo? Con todas estas precauciones y salvedades, analicemos más detenidamente la cuestión: ¿Pueden los perros comer frutos secos? ¿Y pueden los perros comer frutos secos como almendras, cacahuetes, pistachos, etc.?

¿pueden los perros comer almendras?

Imagínate: estás sentado en el porche de tu casa, disfrutando de un bol de pistachos. Accidentalmente lo tiras todo al suelo, y tu perro se lleva algunos frutos secos antes de que puedas detenerlo. Los pistachos son una golosina sana y sabrosa para los humanos, pero ¿pueden comerlos los perros?

Puede que no. Los pistachos no son intrínsecamente tóxicos para los perros, pero los frutos secos no son una golosina recomendada para nuestros amigos peludos. Tienen un alto contenido en grasa y pueden contener un moho que pone a tu perro en riesgo de sufrir daños en el hígado. Los frutos secos también pueden provocar malestar estomacal o una obstrucción intestinal, lo que puede dar lugar a problemas digestivos más graves. Además, las cáscaras de los pistachos son un peligro de asfixia.

Pueden serlo. Aunque los pistachos no son tóxicos por sí mismos, pueden ser un alimento peligroso para su perro. Las cáscaras pueden quedar atrapadas en la garganta o en el tracto digestivo de su perro, causando una serie de problemas que requerirían una intervención de emergencia.

Los pistachos también contienen 56 gramos de grasa por taza, lo que supone cuatro veces los 14 gramos de grasa recomendados al día para un perro de 33 libras. Un exceso de grasa, con el tiempo, puede provocar desde obesidad hasta pancreatitis, una enfermedad grave en los perros.