Mi gato esta cojeando de una pata

Esguince de pata del gato

Las mascotas ocupan un lugar especial en nuestras vidas, por eso puede ser tan aterrador cuando una de ellas se hace daño. Y lo que es peor, no pueden decirnos qué les pasa. Si ves a tu gato cojeando, es posible que te surjan mil preguntas. Sin embargo, la pregunta más candente de todas es por qué.

Su gato puede cojear por diversos motivos. Algunas son inofensivas y fáciles de solucionar, mientras que otras requieren una atención médica seria. En caso de duda, siempre vale la pena llevar a su gato al veterinario. Sin embargo, si su gato le permite hacer una inspección minuciosa, puede revelar pistas importantes sobre lo que ha ocurrido y la gravedad de la lesión.

Una cosa que hay que tener en cuenta es si su gato es un gato de interior o de exterior. Los gatos de interior pueden lesionarse por saltar o jugar demasiado fuerte o por pisar algo afilado, pero los gatos de exterior se enfrentan a un elemento totalmente nuevo: otros gatos y la fauna salvaje. Si su gato sale al exterior, es posible que se haya lesionado en una pelea.

Cuando inspeccione a su gato en busca de lesiones, proceda con suavidad y paciencia. Si le duele mucho, no intente examinarlo y acuda directamente al veterinario. Si le permite inspeccionar la pata, acarícielo y tranquilícelo durante el proceso.

Mi gato cojea pero sigue saltando y corriendo

Tanto si su amigo felino es un gato de interior como un aventurero de exterior, hay un sinfín de formas en las que su gato puede lesionarse una pata o un pie y acabar cojeando. Pero las lesiones no son la única razón de la cojera del gato. Aquí nuestros veterinarios de Memphis comparten algunas razones comunes para la cojera en los gatos y lo que debe hacer.

Leer más  Cuanto tarda un perro en vomitar un calcetin

Parálisis total, parcial y laríngea en gatos La parálisis total o parcial en gatos indica que su gatito ha perdido la capacidad de mover una o más partes del cuerpo. Por otro lado, la parálisis laríngea en el gato es un trastorno de las vías respiratorias superiores que afecta a la voz de su gato y a su capacidad para respirar correctamente. Nuestros veterinarios de Memphis le explican más sobre estas afecciones tan graves.

La importancia de los chequeos de gatos y perros Los chequeos físicos anuales de su mascota dan a su veterinario la oportunidad de ayudar a prevenir enfermedades y detectar los primeros signos de desarrollo de problemas de salud. Hoy nuestros veterinarios de Memphis comparten más sobre la importancia de los exámenes de rutina y lo que implican.

El gato cojea y duerme mucho

Dicen que los perros tienen dueño, pero los gatos tienen sirvientes. Esto parece ser cierto cuando, desde el gatito más pequeño hasta el más grande, los gatos se pavonean con la seguridad de que mandan en la casa. Sin embargo, los gatos no son tan invencibles como les gusta pensar, y uno de los problemas más comunes que puede notar es la cojera. La cojera se produce cuando una o varias patas del gato presentan un patrón de marcha anormal. En este blog, veremos la cojera en los gatos y sus causas más comunes.

A pesar de las apariencias, hay mucho en esas cuatro patas peludas: músculos, tendones, ligamentos, nervios, huesos, vasos sanguíneos, piel y grasa: todos ellos pueden resultar dañados por lesiones o enfermedades, causando dolor y, por tanto, cojera. La cojera en sí abarca un amplio espectro de patrones de marcha anormales, por lo que primero debe evaluar el grado de cojera de su gato.

Leer más  Bajar enzimas hepaticas

Lo primero que hay que hacer es identificar de qué pata o patas cojea su gato. Observe cómo camina y compruebe si adelanta una pata más rápido que las otras; por lo general, la pata contraria es la que le duele, y está tratando de llevar el peso a la pata sana más rápido. ¿El problema es sólo de las patas delanteras o sólo de las traseras? ¿Quizás ambos? De hecho, es posible que ande con normalidad, así que obsérvelo sentado: ¿tiene una pata levantada? ¿Está cojo todo el tiempo o sólo en determinados momentos? Una cojera muy grave puede significar que su gato no ponga la pata lesionada en el suelo en absoluto, o que ni siquiera pueda caminar.

El gato cojea de la pata trasera tras una caída

Si el gato tiene una pequeña herida, normalmente significa que el gato cojea, pero no hay hinchazón. Algunas causas de cojera en los gatos sí presentan síntomas más evidentes. Si su gato tiene una hinchazón en la pata, es probable que le ocurra algo más grave. La hinchazón suele estar causada por una de estas dos cosas: más adelante hablaremos de las fracturas y roturas. En cuanto a las infecciones, hay que tener mucho cuidado, ya que pueden deberse a varias causas. Aunque los gatos son animales muy limpios que intentan lamerse las heridas, es posible que incluso pequeñas abrasiones de la piel den lugar a una infección. Si este es el caso, la infección puede hacerse más grande y provocar una inflamación. Si la infección es lo suficientemente grave, puede ser necesario recetar antibióticos.Los parásitos también pueden provocar cojera. Aunque muchos parásitos infestan el tracto gastrointestinal o la piel del gato, algunos pueden localizarse en una extremidad. Por ejemplo, algunas especies de gusanos redondos, como el Dracunculus insignis, se encuentran principalmente en el tejido conectivo de la piel de las patas de su huésped[1].Cuando la inflamación se agudiza, puede dar lugar a un absceso. Cuando la inflamación se agudiza, puede producirse un absceso, es decir, cuando el pus se ha acumulado hasta formar una bola bajo la piel. Puede ser necesario drenar el absceso, con un tratamiento antibiótico de seguimiento para curar la infección. Sin embargo, los tumores de piel también pueden ser la causa del bulto hinchado. Es necesario un diagnóstico veterinario para determinar el tratamiento adecuado.