Bacterias intestinales en perros

remedios naturales para el clostridio en perros

ResumenAntecedentesLos perros son lobos domesticados. Los cambios en el entorno vital, como la dieta y los cuidados veterinarios, pueden afectar a la flora bacteriana intestinal de los perros. El objetivo de este estudio era evaluar la diversidad y la función de las bacterias intestinales en los perros en comparación con los lobos cautivos. Se estudió la diversidad bacteriana intestinal de 27 perros domésticos, alimentados con comida comercial para perros, y de 31 lobos, alimentados con carne cruda, mediante la secuenciación del ARNr 16S. Además, recogimos muestras fecales de 5 perros y 5 lobos para la secuenciación metagenómica de escopeta para explorar los cambios en las funciones de su microbioma intestinal.ResultadosSe observaron diferencias en la abundancia de los géneros bacterianos principales entre perros y lobos. Junto con la metagenómica de escopeta, se descubrió que el microbioma intestinal de los perros estaba enriquecido en bacterias resistentes a los fármacos clínicos (P < 0,001), mientras que los lobos estaban enriquecidos en bacterias resistentes a los antibióticos utilizados en el ganado (P < 0,001). Además, se observó una mayor abundancia de genes putativos de α-amilasa (P < 0,05; P < 0,01) en las muestras de perros.ConclusionesEl entorno de vida de los perros y los lobos domésticos ha provocado un aumento del número de bacterias con genes de resistencia a los antibióticos, con la exposición a éstos a través de métodos directos e indirectos. Además, el entorno de vida de los perros ha permitido la adaptación de su microbiota a una dieta rica en almidón. Estas observaciones coinciden con un estilo de vida doméstico para los perros domésticos y los lobos en cautividad, lo que podría tener consecuencias para la salud pública.

Bacterias intestinales en perros online

P

sólo la mascota natural completa…

IntroducciónLa enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en perros se caracteriza por la infiltración de linfocitos y macrófagos en la mucosa y submucosa y por los signos clínicos de disfunción GI (diarrea, malabsorción, pérdida de peso) [1, 2]. Se ha propuesto que la alteración del entorno intestinal y el desarrollo de disbiosis pueden permitir el crecimiento excesivo de bacterias patógenas y la inducción de lesiones e inflamaciones intestinales en la EII [3]. Los factores genéticos y ambientales también están asociados a la EII en perros y humanos [4, 5]. Se cree que la inflamación en la EII en humanos está mediada por mecanismos inmunitarios tanto celulares como humorales [6-8]. Cada vez más, los estudios sobre la EII en humanos (por ejemplo, la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa) se han centrado en el papel de las respuestas inmunitarias dirigidas a las bacterias intestinales, en contraposición a las respuestas inmunitarias dirigidas a los tejidos intestinales o a los antígenos de la dieta [9-12].

En perros con EII, estudios anteriores han documentado una desregulación de la inmunidad humoral, principalmente una reducción de la cantidad total de producción de IgA intestinal [13]. Por ejemplo, se ha documentado una disminución de la producción de IgA en la mucosa en perros con EII, junto con un aumento de la producción de citoquinas proinflamatorias por parte de las células inmunitarias de la mucosa intestinal (células T y macrófagos) [13-15]. Sin embargo, no se ha investigado previamente la especificidad de la IgA intestinal en perros. También se ha observado un aumento del número de células plasmáticas en la lámina propia de los perros con EII, lo que concuerda con la producción local de IgG [16, 17].

zesty paws probiotic bites dige…

El microbioma intestinal está compuesto por bacterias, arqueas, virus y organismos eucariotas que residen en el tracto gastrointestinal y que se relacionan con el huésped de forma simbiótica. Por ejemplo, las bacterias del intestino producen ácidos grasos de cadena corta (AGCC) que nutren el epitelio intestinal, mientras que el epitelio produce moco que alimenta a las bacterias beneficiosas.

El microbioma intestinal contribuye con funciones metabólicas, protege contra los patógenos, educa al sistema inmunitario y, a través de estas funciones básicas, afecta directa o indirectamente a la mayoría de nuestras funciones fisiológicas. La serotonina, un neurotransmisor, se produce principalmente en el intestino, lo que ha llevado a desarrollar el concepto del eje intestino-cerebro (1). Un microbioma sano y estable puede actuar simultáneamente como pro y antiinflamatorio, manteniendo un equilibrio para evitar una inflamación excesiva y, al mismo tiempo, ser capaz de responder rápidamente a las infecciones (2).

Los estudios que utilizan el cultivo bacteriológico o los métodos moleculares coinciden en demostrar que la abundancia y la riqueza de las bacterias aumentan a lo largo del tracto (3). Los primeros estudios con cultivo bacteriológico informaron de que la carga bacteriana en el intestino delgado de perros sanos era menor que la del colon, y que la carga global oscilaba a lo largo del tracto gastrointestinal entre 102 y 1011 unidades formadoras de colonias (UFC) por gramo de contenido luminal (4, 5). Los métodos moleculares han permitido identificar las bacterias no cultivables presentes en el tracto gastrointestinal canino, y las estimaciones de la carga microbiana total oscilan ahora entre 1012 y 1014, unas 10 veces el número de células presentes en el huésped (6).

Leer más  El sancocho engorda