Alimentos para problemas de higado

¿qué alimentos pueden dañar el hígado?

Las proteínas normalmente ayudan al cuerpo a reparar los tejidos. En las personas con el hígado muy dañado, las proteínas no se procesan correctamente. Los productos de desecho pueden acumularse y afectar al cerebro. Los cambios en la dieta para la enfermedad hepática pueden implicar:Efectos secundarios

La enfermedad hepática puede afectar a la absorción de los alimentos y a la producción de proteínas y vitaminas. Por lo tanto, la dieta puede influir en el peso, el apetito y las cantidades de vitaminas en el cuerpo. NO limite demasiado las proteínas, ya que puede provocar una falta de ciertos aminoácidos.Recomendaciones

Los cambios que deberá realizar dependerán del funcionamiento de su hígado. Hable con su proveedor sobre el tipo de dieta que es mejor para usted para que obtenga la cantidad correcta de nutrición.Las recomendaciones generales para las personas con enfermedad hepática grave incluyen:MENÚ DE MUESTRA Desayuno Merienda de media mañanaAlmuerzo Merienda de media tardeCena Merienda de noche La mayoría de las veces, no tiene que evitar alimentos específicos.Hable con su proveedor si tiene preguntas sobre su dieta o síntomas.Imágenes

Alimentos que deben evitarse con el hígado graso

Teresa Davidson y Catherine Evans hablan con el equipo de trasplantes de UC Health.La Fundación Americana del Hígado, en colaboración con el departamento de trasplantes de UC Health, le invita a un panel de preguntas a los expertos. Este programa educativo invita a los pacientes, cuidadores y a cualquier persona interesada en los trasplantes de hígado a aprender sobre la dieta/nutrición para el hígado, el uso de medicamentos, …

Si usted es un paciente de hígado, su dieta se ajusta para satisfacer sus necesidades individuales. Hable con su médico sobre lo que es mejor para usted. Aun así, aquí tienes algunos consejos generales de alimentación para tener un hígado sano o saludable:

Es cierto. Aunque no puedas verlo escondido bajo tu caja torácica, si tu hígado pudiera hablarte, te diría: «Estoy trabajando duro, haciendo todo lo posible para procesar lo que comes y bebes en energía y nutrientes. Oye, ¡también soy tu filtro! Intento eliminar las sustancias nocivas de tu sangre. Así que, ¿no me ayudarás al menos?».

Si llevas una dieta saludable, tu hígado te «dice» que estás haciendo un gran trabajo. Recibe el mensaje porque su hígado es capaz de funcionar correctamente y, siempre que su salud general sea buena, se siente en gran forma física.

Verduras buenas para el hígado

La enfermedad del hígado graso, como su nombre indica, es una condición médica causada por la acumulación de grasa en el hígado. Hay dos tipos principales: la inducida por el alcohol (causada por el consumo excesivo de alcohol) y la no alcohólica (se produce incluso si nunca se ha bebido). Alrededor del 5% de la población de Estados Unidos padece hígado graso alcohólico. Y aproximadamente 100 millones de personas en EE.UU. tienen la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD); es la enfermedad hepática más común en los niños. La forma más grave se denomina esteatohepatitis del hígado graso no alcohólico (EHGNA), que puede evolucionar hacia enfermedades más graves como la cirrosis y el cáncer de hígado. Independientemente del tipo que se tenga, el mejor tratamiento es un cambio en el estilo de vida -que incluye perder peso, evitar el alcohol y seguir una dieta para hígado graso- para revertir la afección hepática.

Para combatir la enfermedad del hígado graso, es esencial realizar cambios estratégicos y duraderos en la dieta, en lugar de limitarse a evitar o integrar alimentos al azar aquí y allá. «La parte más importante de estos cambios es que deben ser sostenibles», dice la doctora Aymin Delgado-Borrego, gastroenteróloga pediátrica y de adultos jóvenes y especialista en salud pública de Kidz Medical Services en Florida. En general, la mejor dieta para el hígado graso incluye:

Cómo recuperar la salud del hígado

Los médicos predican la importancia de una dieta saludable, pero la nutrición no siempre es única. En el caso de los pacientes con hígado graso, la enfermedad hepática crónica más común del país, que afecta a unos 100 millones de estadounidenses y puede provocar cirrosis y cáncer, es importante centrarse en la dieta y en los cambios de estilo de vida.

Como dietista y nutricionista registrada en la Clínica de Enfermedades Metabólicas y del Hígado Graso de la Universidad de Chicago, recomiendo una dieta llena de grasas saludables y alimentos de origen vegetal -así como hasta tres tazas de café al día- para ayudar a mantener el hígado sano.

Según la Fundación Americana del Hígado, aún no existen tratamientos médicos para la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Esto significa que seguir una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad son las mejores maneras de prevenir el daño hepático o de revertir la enfermedad una vez que se encuentra en las primeras etapas. Sabemos que la gente no quiere sentir que está a «dieta», por lo que trabajamos muy duro con nuestros pacientes para ayudarles a centrarse en los cambios de estilo de vida, lo que incluye una dieta saludable, ejercicio y dormir mucho y bien.