Coprofagia en perros solucion

naturvet copropha… disuasivo…

másYa sea por alteraciones de salud, problemas de comportamiento o complicaciones nutricionales, muchos perros tienden a ingerir sus propias heces o las de otros animales. Este comportamiento se denomina coprofagia y, aunque ocurre con bastante frecuencia, suele causar confusión entre los propietarios de los animales.

En la literatura veterinaria, la coprofagia canina es el nombre científico de este comportamiento y se define como la ingestión voluntaria de heces por parte del perro, debida, generalmente, a alteraciones del comportamiento o a trastornos de la conducta del animal, aunque en determinados casos puede considerarse como un comportamiento normal de nuestra mascota.

Hay varias razones por las que un perro llega a ingerir sus propias heces o las de otros animales. En algunos casos, los perros comienzan a consumir estos excrementos porque su propio cuerpo les impulsa a corregir de forma natural alguna alteración generada en su proceso digestivo.

Algunos veterinarios creen que la coprofagia suele ser más frecuente en aquellos perros que son alimentados con croquetas comerciales que, al ser biológicamente inapropiadas, pueden crear una deficiencia crónica de enzimas digestivas. Así, los perros que tienen esta deficiencia, ingieren heces de animales cuyas deposiciones son una buena fuente de enzimas digestivas.

qué es la coprofagia en los perros

ArribaDiagnóstico de la coprofagia en perrosEl veterinario repasará con usted el historial médico del paciente.    Hágale saber sus preocupaciones con respecto a su perro comiendo heces.    El veterinario puede querer discutir lo que la dieta actual de su perro es y con qué frecuencia se alimenta. También puede querer saber las actividades diarias del perro y su horario habitual (tiempo de juego, paseos, si está encajonado o socializado).

A continuación, el médico realizará un examen físico, que puede incluir la toma del peso, la temperatura, el pulso y la presión arterial del paciente.    Es posible que el veterinario quiera realizar un análisis de sangre, como un recuento sanguíneo completo (CBC) y un panel de química sérica.    El recuento sanguíneo completo puede ayudar a evaluar las plaquetas y el recuento de glóbulos rojos y blancos. El hemograma también puede ayudar a determinar si el perro está anémico o tiene una infección bacteriana.    El panel químico del suero ayuda a determinar la función de los órganos y el funcionamiento de los mismos.    El veterinario también puede recomendar un análisis de orina, una prueba de grasa fecal (mide la grasa en la muestra de heces) y un examen fecal (busca parásitos). Estas pruebas de diagnóstico pueden ayudar a reducir la causa y revelar problemas de salud subyacentes.TopTratamiento de la coprofagia en perrosLa insuficiencia pancreática endocrina suele tratarse sustituyendo las enzimas digestivas por extractos de páncreas liofilizados de cerdo y ganado. Los extractos se espolvorean en la comida del perro, normalmente 30 minutos antes de alimentarlo.    El paciente también recibe suplementos dietéticos y vitaminas.

perro mx comer heces disuasión…

El término elegante para comer heces es coprofagia. Desagradable un hábito como esto puede ser, es bastante común en perros, especialmente cachorros. Comer heces es un hábito desagradable que puede introducir algunos parásitos internos en el cuerpo de su desventurado perro.

No sabemos por qué los perros desarrollan este hábito. Las madres comen habitualmente las heces de sus cachorros hasta que éstos tienen unas tres semanas de edad; esta práctica mantiene la «guarida» limpia y sin olores. Así que los cachorros pueden estar copiando el comportamiento que han observado en sus madres. Lo más probable es que estén pasando por una fase oral en la que comen cualquier cosa que tenga un olor o una textura interesante. La mayoría de los perros abandonan este hábito, pero algunos no lo hacen. De hecho, devorar heces se considera normal (pero muy indeseable desde nuestro punto de vista). Es probable que aún quede algún valor nutritivo en ellas, y los perros son carroñeros por naturaleza. Algunos perros incluso practican la coprofagia para llamar la atención de sus dueños. Casi todos los perros comen caca de gato si se les da la más mínima oportunidad, pero en algunos puede convertirse en algo compulsivo. Las heces de los gatos son portadoras de Toxoplasma gondii, un desagradable organismo que provoca daños nerviosos y musculares. Coloque la caja de arena en un lugar alto, donde el gato pueda saltar sobre ella, pero Fido no. Una solución alternativa es colocar la caja de arena en el cuarto de baño y asegurar la puerta con un gancho y un ojo que ofrezca suficiente juego para que el gato se deslice a través de ella, pero que impida al perro. Limpia la caja de arena tan a menudo como puedas.  En algunos casos, existe una excusa médica para la coprofagia. Se ha culpado a la insuficiencia pancreática exocrina, a la pancreatitis, a ciertos síndromes de mala absorción, a las infecciones y a la sobrealimentación con una dieta rica en grasas.

síntomas de la coprofagia

El término elegante para comer heces es coprofagia. Por muy desagradable que sea este hábito, es bastante común en los perros, especialmente en los cachorros. Comer heces es un hábito desagradable que puede introducir algunos parásitos internos en el cuerpo de su desventurado perro.

No sabemos por qué los perros desarrollan este hábito. Las madres comen habitualmente las heces de sus cachorros hasta que éstos tienen unas tres semanas de edad; esta práctica mantiene la «guarida» limpia y sin olores. Así que los cachorros pueden estar copiando el comportamiento que han observado en sus madres. Lo más probable es que estén pasando por una fase oral en la que comen cualquier cosa que tenga un olor o una textura interesante. La mayoría de los perros abandonan este hábito, pero algunos no lo hacen. De hecho, devorar heces se considera normal (pero muy indeseable desde nuestro punto de vista). Es probable que aún quede algún valor nutritivo en ellas, y los perros son carroñeros por naturaleza. Algunos perros incluso practican la coprofagia para llamar la atención de sus dueños. Casi todos los perros comen caca de gato si se les da la más mínima oportunidad, pero en algunos puede convertirse en algo compulsivo. Las heces de los gatos son portadoras de Toxoplasma gondii, un desagradable organismo que provoca daños nerviosos y musculares. Coloque la caja de arena en un lugar alto, donde el gato pueda saltar sobre ella, pero Fido no. Una solución alternativa es colocar la caja de arena en el cuarto de baño y asegurar la puerta con un gancho y un ojo que ofrezca suficiente juego para que el gato se deslice a través de ella, pero que impida al perro. Limpia la caja de arena tan a menudo como puedas.  En algunos casos, existe una excusa médica para la coprofagia. Se ha culpado a la insuficiencia pancreática exocrina, a la pancreatitis, a ciertos síndromes de mala absorción, a las infecciones y a la sobrealimentación con una dieta rica en grasas.

Leer más  Mi perro tiene la barriga morada