Capsulas de omega 3 cuantas al dia

lino

Siddhi Camila Lama es una escritora independiente de ciencia, viajes y gastronomía. Es entrenadora personal certificada y entrenadora de nutrición con un máster en trasplante de órganos, tejidos y células y un doctorado en bioingeniería. Sus escritos han aparecido en publicaciones como Gastro Obscura, BrainFacts y Medium’s One Zero.

Los animales marinos, las plantas y los suplementos de aceite de pescado contienen ácidos grasos saludables. Estos ácidos grasos se conocen como ácidos grasos omega-3, que se han relacionado con una amplia gama de beneficios para la salud. Se pueden obtener ácidos grasos omega-3 de otras fuentes además del pescado, pero los pescados grasos y el aceite de pescado tienen las mayores cantidades de estos nutrientes beneficiosos.

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena corta y de cadena larga. Hay tres ácidos grasos principales de cadena larga, el DHA (ácido docosahexaenoico), el DPA (ácido docosapentaenoico) y el EPA (ácido eicosapentaenoico), que se han relacionado con beneficios para la salud. Cuando se compran píldoras de aceite de pescado, se suele indicar el contenido de ácidos grasos EPA y DHA. Estos ácidos grasos son los que se han relacionado con más beneficios para la salud.

ácidos grasos

El consumo de una cantidad suficiente de omega-3 se asocia a un sinfín de beneficios, desde la mejora de la salud del corazón hasta la reducción de la inflamación. Sin embargo, para cubrir completamente las necesidades de omega-3, a menudo se necesita una dosis mayor de la que muchos prevén para experimentar los beneficios.

Los ácidos grasos omega-3 desempeñan muchas funciones importantes en nuestro organismo. Son fundamentales para combatir la inflamación, apoyar el microbioma, mantener las membranas celulares flexibles y promover la señalización celular saludable (por nombrar algunas funciones clave) (2, 3).

Debido a estos efectos, los científicos han investigado ampliamente los omega-3 para una variedad de problemas de salud, incluyendo las enfermedades cardiovasculares, los trastornos del estado de ánimo, las complicaciones del embarazo, los problemas articulares, la sequedad de los ojos y mucho más.

El EPA y el DHA no son los únicos tipos de ácidos grasos omega-3 que existen. Sin embargo, se considera que son los más potentes. Por eso, casi toda la investigación sobre los omega-3 en los últimos 50 años se ha centrado en los beneficios para la salud del EPA y/o el DHA específicamente.

Hay menos investigaciones sobre los efectos del omega-3 de origen vegetal – ALA – que se encuentra en las nueces, la linaza y las semillas de chía. Aunque nuestro cuerpo tiene enzimas que convierten el ALA de origen vegetal en EPA (y hasta cierto punto en DHA), esta tasa de conversión es insignificante (4). Por este motivo, la potencia de un suplemento de omega-3 suele medirse únicamente por la cantidad de EPA y DHA que contiene.

¿cuántas píldoras de aceite de pescado de 1000 mg debo tomar al día?

Jill Corleone es una dietista registrada con más de 20 años de experiencia. Se graduó con honores en la Universidad de Nueva York y realizó sus prácticas clínicas en la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey.

Siddhi Camila Lama es una escritora independiente de ciencia, viajes y gastronomía. Es entrenadora personal certificada y entrenadora de nutrición, con un máster en trasplante de órganos, tejidos y células y un doctorado en bioingeniería. Sus escritos han aparecido en publicaciones como Gastro Obscura, BrainFacts y Medium’s One Zero.

Para algunos, el marisco es una comida lujosa que hay que saborear y disfrutar. Para otros, el pescado debe evitarse a toda costa. Los primeros son capaces de aprovechar los beneficios para la salud que ofrece el pescado, mientras que los segundos necesitan un poco de ayuda. Por suerte, existen suplementos de aceite de pescado que ofrecen los ácidos grasos omega que se encuentran en los pescados grasos. Estos ácidos grasos omega son buenos para el corazón, el cerebro y el sistema inmunitario, y pueden beneficiar a la salud de diversas maneras.

La Asociación Americana del Corazón recomienda consumir al menos dos porciones de 3,5 onzas de pescado a la semana. Sin embargo, si eso no le parece razonable, complementar su dieta con aceite de pescado es una forma alternativa de obtener ácidos grasos omega-3.

ácido linoleico

Décadas de estudios de investigación convergen en la conclusión de que los ácidos grasos omega-3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), aportan importantes beneficios para la salud celular y metabólica a lo largo de toda la vida.1,2 Al conocer estos beneficios, una de las primeras cosas que la gente quiere saber es qué cantidad de EPA y DHA debe tomar para satisfacer sus necesidades diarias. Aunque puede parecer una pregunta sencilla, debido a que una serie de factores contribuyen al estado de los omega-3 de un individuo, la respuesta puede ser en realidad bastante complicada.

Para ayudar a abordar esta cuestión de la dosis, varias organizaciones sanitarias han publicado sus propias recomendaciones de dosificación basadas en la investigación disponible y en otros criterios diversos.3,4 Estas organizaciones suelen recomendar que los adultos sanos consuman un mínimo de 500 mg de EPA y DHA cada día, pero reconocen que a menudo se necesitan cantidades más elevadas para las personas con factores de riesgo metabólico y durante períodos específicos del desarrollo, como la gestación y la infancia.5

Aunque estas recomendaciones generalizadas son útiles, no tienen en cuenta una serie de variables genéticas y ambientales conocidas que pueden afectar al metabolismo de los omega-3, y a menudo conducen a una variación considerable entre individuos.6 Junto con la evidencia de que dosis mayores de EPA y DHA son seguras, bien toleradas y más eficaces para aumentar los niveles de omega-3 en sangre que las dosis modestas, es lógico que muchas personas se beneficien del consumo de una dosis considerablemente mayor que las recomendadas históricamente.7