Benzodiacepinas en gatos

Dosis de benzodiacepinas para gatos

ResumenDiferentes benzodiacepinas, cuando se administran a gatos en ayunas, aumentan tanto la cantidad total de comida ingerida como la velocidad a la que se ingiere. Además, cuando se inyectaban a gatos fatigados por la comida, estos compuestos hacían que volvieran a comer con voracidad. El pentobarbital también estimuló la ingesta de comida, pero fue mucho menos potente que las benzodiacepinas probadas.

Psychopharmacology 47, 101-103 (1976). https://doi.org/10.1007/BF00428710Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Dosis de lorazepam por peso para gatos

– La ingestión accidental de benzodiacepinas se trata con cuidados de apoyo, eméticos o carbón activado, o ambos, y puede administrarse flumazenil en casos graves con marcada depresión del sistema nervioso central.

Las benzodiacepinas tienen una amplia gama de aplicaciones en pacientes críticos. Como grupo, estos fármacos ofrecen efectos que incluyen sedación, ansiolisis y actividad anticonvulsiva, con efectos cardiovasculares y respiratorios menores. Pueden utilizarse como parte de un protocolo de inducción anestésica para una anestesia equilibrada, con fármacos analgésicos para mejorar el confort y la sedación del paciente, así como para el tratamiento del estado epiléptico. La benzodiazepina más utilizada en medicina veterinaria es el diazepam, aunque el midazolam parece estar ganando popularidad. Las benzodiacepinas se consideran sustancias controladas en los Estados Unidos (C-IV) y, como tales, requieren un almacenamiento y una documentación adecuados.1

Leer más  Darle huesos a los perros es malo

Se cree que el principal mecanismo de acción de las benzodiacepinas es a través del neurotransmisor inhibidor ácido γ-aminobutírico (GABA). Las benzodiacepinas se unen a receptores estereoespecíficos que facilitan la acción inhibidora del GABA.1,2 El mecanismo de acción también puede implicar el antagonismo de la serotonina y la disminución de la liberación o el recambio de acetilcolina en el sistema nervioso central (SNC).1 Las benzodiacepinas actúan a nivel límbico, talámico e hipotalámico del SNC con propiedades ansiolíticas, sedantes, hipnóticas, relajantes del músculo esquelético y anticonvulsivas. En los seres humanos, también se reconoce que las benzodiacepinas tienen efectos amnésicos anterógrados, proporcionando amnesia para los eventos que ocurren después de la administración del fármaco.2 En general, se considera que las benzodiacepinas no proporcionan analgesia.

Lorazepam para gatos

Las benzodiacepinas actúan modulando la neurotransmisión mediada por GABA. Se considera que tienen un amplio margen de seguridad debido a sus mínimos efectos cardiovasculares y respiratorios y porque cuentan con un agente de reversión, el flumazenil. Los agonistas benzodiacepínicos que se utilizan con frecuencia en medicina veterinaria son el diazepam, el midazolam y el zolazepam (que se vende en combinación con tiletamina como Telazol®[Zoetis]). Proporcionan relajación muscular y propiedades anticonvulsivas con una sedación poco fiable.

Las benzodiacepinas, cuando se utilizan como agente de co-inducción con otro agonista GABA como el propofol o la alfaxalona, tienen el potencial de disminuir significativamente la dosis requerida del agente de inducción primario33,34,35. Las benzodiacepinas también se administran rutinariamente como agente de co-inducción con un disociativo como la ketamina.

El diazepam fue aprobado para su uso en humanos en 1960. El diazepam está compuesto por un 40% de propilenglicol y un 10% de etanol, lo que lo hace incompatible con la mezcla de otros agentes.    Se sabe que es doloroso y se absorbe de forma inconsistente cuando se administra por vía intramuscular. Es sensible a la luz y puede adherirse a plásticos blandos.

Leer más  Alimento barf para perros

Lista de benzodiacepinas

Los gatos dependientes del diazepam fueron desafiados con diferentes ligandos del sitio de reconocimiento de las benzodiacepinas 24 h después de la última dosis de tratamiento crónico con diazepam (7 mg/kg, i.p. a las 08.00 y 20.00 h, durante 21 días consecutivos). Los derivados de la benzodiazepina Ro 15-4513 (un agonista inverso parcial) y Ro 15-1788 (un antagonista puro), precipitaron un síndrome de abstinencia pocos minutos después de su administración i.p. Los signos de abstinencia incluían temblores, aumento del tono muscular, irritabilidad, miedo, dilatación pupilar y vocalizaciones. Por el contrario, los derivados de la beta-carbolina ZK 93426 (un antagonista) y FG 7142 (un agonista inverso parcial) no lograron precipitar los signos de abstinencia en gatos dependientes del diazepam cuando se administraron a dosis que evitaron los efectos agudos del diazepam. Nuestros resultados demuestran que la capacidad de inducir signos de abstinencia en gatos dependientes del diazepam depende en gran medida de la estructura de la benzodiazepina del fármaco de provocación, ya que el antagonista beta-carbolina y los agonistas inversos parciales carecen de esta propiedad.