Gato ataque epileptico

el gato tiene convulsiones cada hora

Las convulsiones en los gatos están causadas por una enfermedad estructural activa o por una epilepsia secundaria. Las causas estructurales más comunes son las enfermedades inflamatorias, muchas de las cuales son probablemente de origen viral (no PIF). La toxoplasmosis, la PIF, el VLF y el VIF son causas poco frecuentes de convulsiones recurrentes en los gatos. Se desconoce la incidencia de la epilepsia primaria; es poco probable que se produzca en los gatos domésticos. El patrón (tipo y frecuencia) de las convulsiones y la edad de inicio de las mismas son factores importantes para establecer un diagnóstico diferencial. Más del 50% de los gatos con convulsiones experimentan convulsiones no convulsivas (complejas generalizadas o parciales leves). Aunque muchos gatos experimentan convulsiones severas en racimo y estado epiléptico, la gravedad de las convulsiones no es un buen predictor del resultado. Muchos gatos dejan de tener convulsiones o se controlan bien con los FAE independientemente de la gravedad de su actividad convulsiva.

¿qué causa las convulsiones en los gatos mayores?

Las convulsiones del gato pueden ser un síntoma de muchas enfermedades diferentes, pero son uno de los síntomas de enfermedad más inusuales en los gatos. Puede ser alarmante la primera vez que su gato tiene una convulsión, pero si sigue los consejos que se exponen en este artículo, esperamos que tenga la confianza necesaria para mantener la calma y buscar el consejo del veterinario cuando sea necesario. Siga leyendo para saber más sobre las convulsiones del gato y la epilepsia.

Las convulsiones del gato se manifiestan como comportamientos inusuales, como colapsos, espasmos, crujir de dientes y temblores. Durante una convulsión, se producen impulsos eléctricos repentinos y anormales que interrumpen los procesos normales del cerebro. Esto puede provocar una estimulación nerviosa en otras partes del cuerpo, lo que da lugar a los comportamientos inusuales que suelen asociarse a las convulsiones.

Las convulsiones en los gatos son un signo de funcionamiento anormal del cerebro y no son realmente un diagnóstico de enfermedad en sí mismo. Sin embargo, las convulsiones también pueden estar causadas por problemas distintos de las anomalías cerebrales. Los problemas renales, las enfermedades hepáticas o los niveles bajos de azúcar también pueden provocar convulsiones en los gatos. Hay varias categorías de convulsiones, y a menudo un episodio se considerará generalizado o parcial. Una convulsión generalizada afecta a ambas mitades del cerebro, mientras que una convulsión parcial afecta a una región específica del cerebro.

cuándo aplicar la eutanasia a un gato con convulsiones

La mayoría de las crisis epilépticas se producen mientras el gato está relajado y descansando tranquilamente. Se describen muchos tipos de crisis epilépticas en humanos, perros o gatos, aunque suelen reducirse a dos grandes categorías: parciales y generalizadas.

Las crisis generalizadas suelen ser fáciles de reconocer y se caracterizan por un colapso repentino, pérdida de conciencia, sacudidas violentas de las cuatro extremidades, masticación y/o crispación de la cara, y a menudo salivación, micción y defecación. Estos signos duran entre uno y tres minutos. Algunos gatos pueden tener una convulsión que sigue a otra con una breve recuperación entre ellas (convulsión en racimo) o ninguna recuperación (estado epiléptico). Antes de la convulsión propiamente dicha, el gato puede mostrar cambios en su comportamiento, como salivación, gruñidos o movimientos. La recuperación de un ataque puede durar desde unos segundos hasta unas horas, durante las cuales el gato puede parecer desorientado, ciego y tambaleante.

En comparación con los perros, los gatos suelen presentar convulsiones parciales. Estas convulsiones sólo afectan a una parte del cuerpo y son mucho más difíciles de reconocer. Pueden manifestarse en forma de babeo, contracción de los párpados o de la cara, vocalización excesiva, gruñidos y movimientos anormales de la cabeza, el cuello o las extremidades. Pueden evolucionar hasta convertirse en convulsiones generalizadas y pueden producirse varias veces a lo largo del día (convulsiones en racimo). Proporcionar una grabación de vídeo del evento a su veterinario es útil para determinar si su gato está realmente teniendo un ataque epiléptico.  En una situación en la que el evento es impreciso y no se sabe si es una verdadera convulsión, puede considerarse la posibilidad de realizar un electroencefalograma (EEG) para evaluar la función cerebral durante el evento, aunque esto no se suele realizar ni siquiera en los centros especializados.  Aunque se cree que las convulsiones en los gatos ocurren con menos frecuencia que en los perros, los gatos afectados tienden a experimentar una alta frecuencia de convulsiones sea cual sea el tipo y la causa subyacente.

síntomas de las convulsiones en los gatos

Las convulsiones pueden variar en duración y gravedad. Algunas se producen rápidamente con signos que pueden pasar desapercibidos. Otras pueden durar unos minutos con síntomas más aterradores, como convulsiones y colapso.

Las crisis parciales, también llamadas focales, afectan a una zona específica del cerebro. Pueden presentar síntomas sutiles que quizá ni siquiera se perciban. Pueden incluir babeo, espasmos faciales, gruñidos y posturas o movimientos anormales.

Una crisis generalizada puede durar entre uno y cinco minutos. También pueden producirse en racimos en los que una ocurre inmediatamente después de otra o con un breve periodo de recuperación entre ellas. Después de estas convulsiones, los gatos pueden parecer tambaleantes, ciegos, confusos y agotados.

La primera etapa de una convulsión se conoce como aura o fase preictal. Durante este periodo, su gato puede parecer nervioso o inquieto. Puede temblar, salivar o vocalizar. Los gatos también tienden a esconderse cuando no se sienten bien, por lo que es posible que no vea a su gato durante este periodo. El aura puede pasar en cuestión de minutos o durar unas horas.

Leer más  Fortekor 5mg generico