Dieta para perros con cristales de oxalato

hill’s prescription diet c/d m…

Si un perro desarrolla cálculos de oxalato de calcio, hay una probabilidad muy alta de recurrencia. Aproximadamente el 50% de los perros experimentarán la reaparición de cálculos de oxalato cálcico en un plazo de dos años. Desgraciadamente, los investigadores no han podido identificar métodos eficaces para prevenir sistemáticamente la formación de cálculos de oxalato cálcico. Sin embargo, hay formas de ayudar a reducir el riesgo de recurrencia.

Aunque los cálculos de oxalato cálcico pueden desarrollarse en cualquier perro, hay varias razas de perros que están predispuestas a desarrollarlos. Algunas razas, como los Bichon Frises, los Schnauzers estándar y miniatura, los Lhasa Apsos, los Dálmatas, los Pugs, los Shih Tzus, los Pomerania, los Keeshonds, los Cairn Terriers, los Malteses, los Yorkshire Terriers y los Caniches Toy y Miniatura, tienen un mayor riesgo de desarrollar cálculos en la vejiga. Los perros machos también tienen un mayor riesgo de desarrollar cálculos en la vejiga.

El tratamiento suele consistir en una costosa extirpación quirúrgica, pero los veterinarios pueden probar ocasionalmente otras opciones de tratamiento. En algunos casos, los cálculos pequeños pueden eliminarse con urohidropropulsión, que expulsa los cálculos de la vejiga. Otras opciones de tratamiento posibles son la disolución por ultrasonidos o la litotricia por láser, que son procesos que rompen los cálculos en trozos pequeños para que puedan ser expulsados de la vejiga.

comida casera para perros con cálculos de oxalato de calcio

Los cálculos en la vejiga (urolitos) son problemas comunes tanto en perros como en gatos. Los tipos de cálculos más comunes son los de estruvita, oxalato de calcio y urato. Mientras que los cálculos de estruvita suelen estar causados por una infección en los perros, el resto de los cálculos están causados por anomalías metabólicas (como una enfermedad hepática o un nivel alto de calcio en la sangre), desequilibrios de nutrientes por la dieta o los suplementos, o por condiciones genéticas que el perro o el gato han heredado de sus padres.    A veces hay cristales en la orina pero no hay cálculos. Estos cristales pueden ser o no una señal de advertencia de riesgo de cálculos; esto depende del tipo de cristales y de la mascota (perro frente a gato, raza, presencia de una infección del tracto urinario).

Su veterinario tendrá que hacer pruebas para averiguar qué tipo de piedra o cristal está presente, ya que eso afectará a la forma de tratarlo (y a cómo puede reducir el riesgo de que vuelvan a aparecer). En algunos casos, los cálculos deben extraerse quirúrgicamente tanto para tratarlos como para determinar el tipo exacto de cálculo.

Una vez que se ha extraído el cálculo y se sabe exactamente de qué tipo se trata, es importante tratar cualquier problema de salud subyacente que pueda haber contribuido a la formación del cálculo (véase más abajo para conocer los tipos de cálculos específicos). Proporcionar a su veterinario un historial dietético completo, que incluya la dieta exacta, las golosinas, la comida de mesa, los suplementos y cualquier otro alimento y golosina puede ayudar a determinar si hay algún factor dietético que pueda haber contribuido al cálculo/cristal. Basándose en esta información y en el tipo de cálculo, su veterinario puede ayudarle a elegir una dieta adecuada para reducir el riesgo de futuros cálculos.

alimentos bajos en oxalato para perros

Los cálculos en la vejiga (urolitos o cálculos quísticos) son formaciones minerales parecidas a rocas que se forman en la vejiga urinaria, y son más comunes que los cálculos renales en los perros. Puede tratarse de un único cálculo de gran tamaño o de un conjunto de cálculos cuyo tamaño oscila entre los granos de arena y la grava.

La causa exacta de los cálculos de oxalato de calcio en la vejiga es compleja y poco conocida en la actualidad. La orina normal del perro es ligeramente ácida y contiene productos de desecho del metabolismo, como sales minerales disueltas y otros compuestos. Estas sales minerales permanecerán disueltas en la orina mientras el pH se mantenga dentro de un estrecho margen y mientras la orina no se concentre demasiado.

Las investigaciones actuales indican que una orina rica en calcio, citratos u oxalatos y ácida predispone a la mascota a desarrollar cristales y cálculos urinarios de oxalato cálcico. Estudios recientes han demostrado que las dietas que provocan una alta acidez de la orina (pH de la orina inferior a 6,5) pueden predisponer a los perros a desarrollar este tipo de cálculos en la vejiga.

Es probable que existan otras causas de los cálculos de oxalato de calcio en la vejiga. El uso excesivo de antibióticos puede reducir el número de la bacteria intestinal Oxalobacter formigenes, cuyo único nutriente es el oxalato. En los perros con poblaciones bajas de Oxalobacter, se segrega un exceso de oxalato en la orina, lo que aumenta la probabilidad de que se formen cristales y cálculos de oxalato cálcico si la orina está muy concentrada o se vuelve ácida.

cristales de oxalato de calcio dihidratado

Nuestro jefe de nutrición, Rowan Sanderson, y la experta veterinaria Wendy McGrandles analizan los tres tipos principales de cálculos en la vejiga y profundizan en la forma de gestionar y afrontar los riesgos que conlleva su aparición.

Como resultado de una mala alimentación, se forman pequeños cristales (el más común se llama estruvita) que se unen para crear urolitos o «piedras en la vejiga». Estos cristales tienen algún tipo de infección -una acumulación de bacterias- presente en la vejiga. Estas bacterias, que se acumulan como respuesta inflamatoria, actúan como un «pegamento» que permite la formación de estos cristales.

Los cristales de estruvita, que son redondos y lisos, son mucho más comunes en las mujeres debido a su asociación con las infecciones urinarias. Los cristales de oxalato de calcio, que son puntiagudos, son más comunes en los machos no castrados. Los cristales de urato son comunes en cachorros de cualquier raza (más comúnmente en dálmatas y bulldogs ingleses).

Los cristales de urato se forman cuando el perro tiene una derivación portosistémica. Esto ocurre a nivel genético cuando el hígado no ha sido «cableado» correctamente y los vasos sanguíneos entran en el hígado en el lugar equivocado, lo que resulta en un metabolismo defectuoso.

Leer más  Carne cruda o cocida para perros