Alimentos que suben las transaminasas

Limón

Si tiene las enzimas hepáticas altas, es probable que tenga demasiada grasa en el hígado. La dieta para la enfermedad del hígado graso es como la dieta mediterránea, un plan de alimentación que incluye frutas, verduras, frutos secos, cereales integrales, pescado graso y aceite de oliva. También limita la carne, el azúcar y los cereales refinados.

Cuando el hígado se lesiona, libera varias sustancias, dos de las cuales son enzimas llamadas aspartato transaminasa y alanina transaminasa, explica la Academia Americana de Médicos de Familia. Las causas más comunes de las enzimas hepáticas elevadas son la enfermedad hepática alcohólica y la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD). Otras causas menos comunes son ciertos medicamentos, la hepatitis B, la hepatitis C y una enfermedad hereditaria llamada hemocromatosis.

Si las enzimas sólo están ligeramente elevadas, no suele haber síntomas de HGNA, dice la Academia Americana de Médicos de Familia. Sin embargo, los afectados a veces manifiestan debilidad, náuseas, fatiga, pérdida de apetito, dolor abdominal y pérdida de peso, señala Harvard Health Publishing.

La enfermedad no tiene tratamiento farmacológico, por lo que los médicos se centran en prevenir una mayor acumulación de grasa en el hígado abordando las causas subyacentes, que son la diabetes, los lípidos altos en sangre y la obesidad, afirma Harvard Health Publishing.

Cuándo preocuparse por los niveles de alt

Gastroenterología y Hepatología es la primera revista que cubre los últimos avances en patología del tracto gastrointestinal, hígado, páncreas y vías biliares, lo que la convierte en una herramienta indispensable para gastroenterólogos, hepatólogos, internistas y médicos generales. Además de los manuscritos rigurosamente seleccionados y sistemáticamente revisados por pares que se publican en las secciones de investigación (Artículos Originales, Cartas Científicas, Editoriales y Cartas al Editor), la revista también contiene otras secciones importantes, como Artículos de Revisión y Apoyo a la Toma de Decisiones Clínicas, que ofrecen revisiones en profundidad y actualizaciones sobre temas relacionados con la especialidad.

Cómo revertir el hígado graso

Las elevaciones leves y asintomáticas de los niveles de alanina transaminasa (ALT) y aspartato transaminasa (AST), definidas como inferiores a cinco veces el límite superior de la normalidad, son frecuentes en la atención primaria. Se estima que la prevalencia de los niveles elevados de transaminasas es de aproximadamente el 10%, aunque menos del 5% de estos pacientes tienen una enfermedad hepática grave.1,2 Entender la epidemiología de cada condición que causa niveles elevados de transaminasas asintomáticos puede guiar la evaluación.3-6 Las elevaciones superiores a cinco veces el límite superior de la normalidad deben provocar una evaluación inmediata6 pero están fuera del alcance de este artículo.LO QUE ES NUEVO EN ESTE TEMA: NIVELES DE TRANSAMINASA HÍGARA LEVEMENTE ELEVADOSLa puntuación de fibrosis de la HGNA es una calculadora que utiliza datos clínicos para predecir el riesgo de complicaciones relacionadas con el hígado y la muerte por enfermedad avanzada. Los médicos deben remitir a un gastroenterólogo a los pacientes con una puntuación de fibrosis de la HGNA elevada, con un mayor riesgo de progresión o con una enfermedad hepática crónica coexistente.En un estudio prospectivo de dos años realizado en el Reino Unido que incluyó a casi 1.300 pacientes de atención primaria con niveles de transaminasas anormales, excluyendo la enfermedad del hígado graso (38% de los pacientes), menos del 5% de los exámenes diagnósticos revelaron una enfermedad hepática significativa, y sólo 17 personas (1,3%) tenían una enfermedad hepática grave que requería tratamiento inmediato.HGNA = enfermedad del hígado graso no alcohólico.    Ampliar

Alimentos que deben evitarse en caso de enfermedad hepática

Tabla 1 Características generales de los participantes en función de la mediana de la proporción de ALT a ASTTTabla de tamaño completoLas ingestas dietéticas de los participantes en función de la mediana de la proporción de ALT a AST se muestran en la Tabla 2. Los participantes con una proporción elevada de ALT a AST tenían una mayor ingesta de energía (2.442 frente a 2.219 kcal; P = 0,001) y densidad energética (101 frente a 93,7; P = 0,001), en comparación con los que tenían una proporción de ALT a AST inferior a la mediana. Los participantes que tenían una relación ALT/AST elevada tenían una ingesta dietética significativamente mayor de proteínas (95,6 frente a 82,3; P = 0,001), carbohidratos totales (358 frente a 332; P = 0,041), carbohidratos complejos (227 frente a 205; P = 0,036), grasas totales (83,3 frente a 72,8; P = 0,001), grasas monoinsaturadas (27. 82 frente a 24,36; P = 0,017), grasas trans (0,15 frente a 0,06; P = 0,004), colesterol (258 frente a 218; P = 0,001), fibra total (47,08 frente a 41,93; P = 0,014), así como el porcentaje de ingesta energética procedente de comidas rápidas (13,08 frente a 8,54; P = 0,001) y refrescos (6,81 frente a 5,14; P = 0,037). No hubo diferencias significativas en el porcentaje de ingesta de energía procedente de aperitivos dulces y salados entre los dos grupos.