Alimentos inteligente

Fichas de alimentos inteligentes

Smart Food es una iniciativa global liderada por el ICRISAT, miembro de la Organización del Sistema CGIAR, y dirigida conjuntamente con FARA, CORAF, FANRPAN y APAARI.[1] Se fundó con la visión de crear un mundo donde los alimentos sean buenos para los consumidores, buenos para el planeta y buenos para los agricultores.[2][3]

La iniciativa Smart Food fue lanzada por el ICRISAT en 2013. Uno de los principales objetivos de la iniciativa es promover el consumo de mijo, sorgo y legumbres que pueden tener un gran impacto en la nutrición, el medio ambiente y el bienestar de los agricultores[4] La Sra. Joanna Kane-Potaka, Subdirectora General de Relaciones Externas del ICRISAT, es la Directora Ejecutiva de la Iniciativa de Alimentos Inteligentes, que actualmente tiene su sede en el ICRISAT[5].

En enero de 2019, se estableció un Consejo Ejecutivo mediante la firma de Memorandos de Entendimiento. Todos los miembros del Consejo Ejecutivo tienen los mismos derechos de voto: Foro para la Investigación Agrícola en África (FARA), Asociación de Instituciones de Investigación Agrícola de Asia y el Pacífico (APAARI), Red de Análisis de Políticas de Agricultura Alimentaria y Recursos Naturales (FANRPAN), Consejo de África Occidental y Central para la Investigación y el Desarrollo Agrícola (CORAF), junto con el Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para los Trópicos Semiáridos (ICRISAT).[6] En la India, Smart Food está codirigido por ICAR-IIMR.[7]

Ejemplos de comida inteligente

Los alimentos inteligentes son aquellos que cumplen todos los criterios de ser buenos para usted (nutritivos y saludables); buenos para el planeta (ambientalmente sostenibles); y buenos para el agricultor (inteligentes para el clima, con potencial para aumentar el rendimiento, con múltiples usos).

Leer más  Aceite para comida de perros

El objetivo principal de la iniciativa Smart Food es diversificar los alimentos básicos en África y Asia. Centrándose en los alimentos básicos, que suelen ocupar el 70% del plato y se comen 3 veces al día, la iniciativa Smart Food pretende tener el mayor impacto. Para lograrlo, la iniciativa se centra en un par de alimentos inteligentes que no sólo se popularizarán, sino que se generalizarán.

Smart Food es una de las soluciones que contribuye a abordar al unísono algunos de los mayores problemas mundiales: las dietas deficientes (desde la malnutrición hasta la obesidad); los problemas medioambientales (el cambio climático, la escasez de agua y la degradación del medio ambiente); y la pobreza rural.

Dado que los alimentos básicos suelen constituir el 70% de una comida y a menudo se comen tres veces al día, su diversificación puede tener un impacto pronunciado en la superación de la malnutrición y la pobreza y en la lucha contra el cambio climático y la degradación medioambiental.

Productos de alimentación inteligente

Los alimentos inteligentes son una solución que aborda al unísono algunos de los mayores problemas mundiales: las dietas deficientes (desde la desnutrición hasta la obesidad), los problemas medioambientales (cambio climático, escasez de agua y degradación del medio ambiente) y la pobreza.

Tienen el potencial de tener un impacto significativo en los grandes problemas mundiales. Esto es posible no sólo popularizándolos, sino también «incorporando» los alimentos inteligentes seleccionados como alimentos básicos en los países en desarrollo.

Como esto no se ha conseguido antes, tenemos que hacer las cosas de forma diferente. El enfoque estará orientado al consumidor en lugar de centrarse en la producción tradicional, pero también abarcará todos los segmentos para garantizar que toda la cadena de valor se desarrolle y se conecte con los agricultores.

Leer más  Perros pitbull de 8 meses

Inicialmente, nos centraremos en el mijo, el sorgo y las legumbres de grano. Estamos uniendo fuerzas con los procesadores de alimentos para crear productos modernos de conveniencia que conserven el valor nutricional de los alimentos, apuntando a los mercados urbanos y globales que son típicamente la fruta que cuelga baja, un mercado más grande para el agricultor y los mercados aspiracionales que pueden cambiar la imagen de los alimentos e influir en las demandas de alimentos rurales.

La dieta de smartfood

Smartfood fue creada en 1985 por Andrew Martin -presidente y director general-, Ken Meyers -vicepresidente de operaciones- y Annie Withey -esposa de Martin-, vicepresidenta de relaciones con el consumidor, en Hampton, Connecticut. Smartfood se comercializó por primera vez con la marca registrada en 1985 y se fabricó en Marlborough, Massachusetts. Smartfood salió al mercado con la ayuda de la familia Yandow.

Según Martin, «a diferencia de las palomitas de queso que ya existían en el mercado, las nuestras estaban hechas con queso de verdad y no brillaban en la oscuridad. Queríamos calidad y nos enfrentábamos a la imagen negativa del consumidor, ya que las palomitas precocidas en bolsa se consideraban basura, que no valían el dinero porque no eran frescas y se podían hacer mejor y más baratas en casa.»