Hiperkalemia en perros

Hiperpotasemia bradicardia perro

El potasio es el principal catión intracelular (la concentración de K+ intracelular es de aproximadamente 140 mEq/L) y es importante para mantener el potencial de membrana en reposo de las células, en particular los músculos y los nervios. El 60-75% del potasio total del cuerpo se encuentra en las células musculares, y el resto en los huesos. Sólo el 5% del potasio se encuentra en el líquido extracelular (ECF), por lo que la concentración de potasio en sangre no siempre refleja los niveles totales de potasio en el cuerpo. La concentración de K+ en el plasma (ECF) está estrechamente regulada; cambios bastante pequeños pueden tener efectos notables en la función de los órganos, y las anomalías graves del K+ en el plasma son situaciones que ponen en peligro la vida.

La regulación del K+ plasmático se lleva a cabo principalmente mediante la excreción renal y el movimiento del K+ del líquido extracelular al líquido intracelular (translocación). Si estos mecanismos funcionan normalmente, la cantidad de K+ ingerida tiene poco efecto sobre el K+ plasmático.  La ingesta tiene un efecto menor sobre los niveles de potasio en plasma, sin embargo, si uno o más de los mecanismos reguladores es defectuoso, entonces la cantidad de K+ ingerida puede exacerbar las anomalías en el K+ en plasma.    En algunas especies con dietas ricas en potasio (por ejemplo, los rumiantes), los cambios en la ingesta pueden afectar únicamente a las concentraciones plasmáticas.

Leer más  Como hacer que tu perro coma pienso

Causas de la hiperpotasemia en perros

La excreción urinaria es la principal vía de eliminación del potasio dietético y endógeno, que puede verse alterada con el deterioro renal. El equilibrio de potasio suele estar preservado en los pacientes con enfermedad renal crónica, pero la hiperpotasemia puede desarrollarse en respuesta a una descompensación aguda de una enfermedad renal crónica estable en estadio III y IV. A medida que la enfermedad renal crónica progresa hasta un estado avanzado (menos del 5% al 10% de la función renal normal), los ajustes compensatorios para la homeostasis del potasio se vuelven ineficaces y pueden desarrollarse la retención de potasio y la hiperpotasemia. La hiperpotasemia es el desequilibrio electrolítico más común en los animales con uremia aguda y puede causar inestabilidad cardiovascular grave y la muerte. La gravedad de la hiperpotasemia suele ser proporcional al grado de azotemia y a la disminución de la formación de orina. La toxicidad asociada a la hipercalemia se intensifica con la acidosis, la hipocalcemia y la hiponatremia que pueden coexistir con la uremia aguda o crónica.

Cuándo tratar la hiperpotasemia del perro

La hiperpotasemia y la hiponatremia son las anomalías electrolíticas clásicas encontradas en perros y gatos con hipoadrenocorticismo primario natural (enfermedad de Addison) y se observan en más del 80% de los animales afectados. Además, un número significativo de perros con hipoadrenocorticismo secundario espontáneo (deficiencia aislada de la hormona adrenocorticotrópica [ACTH]) son hiponatrémicos. Aunque es relativamente infrecuente, el hipoadrenocorticismo suele ser la primera enfermedad que los profesionales consideran cuando se detectan estas anomalías electrolíticas séricas. Sin embargo, estas alteraciones electrolíticas por sí solas no son suficientes para el diagnóstico. El diagnóstico definitivo de hipoadrenocorticismo requiere la demostración de una reserva suprarrenal inadecuada en respuesta a la administración de ACTH exógena. La prueba de estimulación con ACTH se considera el «patrón de oro» para el diagnóstico de hipoadrenocorticismo tanto en perros como en gatos. Los perros con hipoadrenocorticismo tienen una concentración de cortisol sérico en reposo de baja a indetectable, y la respuesta a la administración de ACTH exógena está disminuida o ausente (concentración de cortisol plasmático post-ACTH <2 µg/dl o <55 nmol/L). En los perros sin hipoadrenocorticismo (enfermedad no suprarrenal), la concentración de cortisol sérico en reposo también puede ser baja si han sido tratados con una o más dosis de glucocorticoides (secundario a la inhibición de la retroalimentación de la ACTH), pero se mantiene una capacidad de respuesta adrenocortical normal (concentración de cortisol plasmático post-ACTH >5 a 7 µg/dl o >140 a 195 nmol/L).

Leer más  Mi perro superó el parvovirus

Cómo bajar los niveles de potasio en los perros de forma natural

Con base en Long Island, Catherine Troiano ha estado escribiendo artículos sobre mascotas para varios sitios web relacionados con las mascotas desde 2011. Después de graduarse en la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook, trabajó durante 16 años como técnica veterinaria y se desempeñó como gerente de un refugio local.

El potasio es un electrolito que se encuentra en las células y en la sangre del cuerpo de su perro. Un nivel ideal de potasio es esencial para controlar los impulsos nerviosos, la función cerebral y la actividad muscular de su perro. También desempeña un papel vital en la regulación de la función cardíaca de su perro.

El rango de referencia normal para el nivel de potasio en sangre de un perro se sitúa entre 3,6 y 5,5 mEq/L. Cuando el nivel de potasio de su perro desciende demasiado, la situación se denomina hipopotasemia. Por el contrario, si su nivel de potasio sube demasiado, su perro está sufriendo una hipercalemia. El nivel de potasio de su perro se determina realizando un perfil químico de la sangre.

Los riñones de su perro son los responsables de filtrar los desechos de la sangre de su perro para que puedan ser expulsados del cuerpo de su perro cuando orina. Una función renal óptima es vital para mantener niveles saludables de enzimas, minerales y otras sustancias importantes, incluido el potasio.