Enzimas y alimentos

carbohidratos… alimentos

Las enzimas son moléculas de proteínas que están presentes en todos los seres vivos. Aceleran y dirigen las reacciones químicas, aumentando en muchos casos la velocidad de reacción millones de veces. Por ejemplo, facilitan la digestión, metabolizan y eliminan los residuos en los seres humanos y los animales, y desempeñan un papel crucial en la contracción muscular.

Las enzimas se han utilizado sin saberlo en la producción de alimentos, por ejemplo, en la elaboración de masas, durante siglos. Pueden obtenerse por extracción de plantas o animales o por fermentación de microorganismos. Suelen estar purificadas, pero pueden contener trazas variables de otros componentes naturales de estas tres fuentes. Normalmente se añaden para realizar una función tecnológica en la fabricación, el procesamiento, la preparación y el tratamiento de los alimentos. Algunos ejemplos son las enzimas utilizadas para descomponer la estructura de la fruta para que los fabricantes puedan extraer más zumo, o para convertir el almidón en azúcar en la producción de alcohol.

Históricamente se ha considerado que las enzimas no son tóxicas y no suponen un problema de seguridad para los consumidores, ya que están presentes de forma natural en los ingredientes utilizados para fabricar alimentos. Sin embargo, se evalúa la seguridad de las enzimas alimentarias producidas industrialmente por extracción de tejidos vegetales y animales, o por fermentación de microorganismos.

kiwi

Las enzimas son proteínas producidas por todos los organismos vivos.    Son catalizadores biológicos responsables de todas las reacciones químicas en la naturaleza.    Cuando el cuerpo quiere transformar los alimentos, como el almidón del pan o la pasta, en energía, se utilizan enzimas para convertir el almidón en azúcares simples que puedan ser utilizados por las células.    Las enzimas son eficientes y específicas, y suelen realizar una sola reacción definida una y otra vez.    El hecho de que provengan de la naturaleza significa que actúan en condiciones moderadas de pH y temperatura, lo que las convierte en alternativas sostenibles al procesamiento químico en la industria alimentaria.

Las enzimas se han utilizado en la producción de alimentos durante miles de años.    Nuestros primeros antepasados descubrieron que el estómago de las vacas podía convertir la leche en queso.    Hoy en día, utilizamos las enzimas en los alimentos para la fabricación de todo tipo de productos, desde el pan, el vino, la cerveza, los zumos y la elaboración de productos lácteos, y mucho más.    Las enzimas son una forma natural de mantener el pan más blando durante más tiempo, nos permiten utilizar granos locales como la yuca para fabricar cerveza y hacer que los productos lácteos sean aptos para quienes tienen intolerancia a la lactosa.

glicoproteínas… alimentos

Las enzimas vegetales son importantes porque son capaces de digerir los alimentos antes de que comience el propio proceso digestivo del organismo. En otras palabras, las enzimas vegetales pueden mejorar la digestión de los alimentos y el aporte de nutrientes a la sangre incluso si se tiene un sistema digestivo comprometido. No se puede decir lo mismo de las enzimas animales, como la pancreatina.

Todo el mundo está de acuerdo en que una nutrición adecuada es crucial para el mantenimiento de un cuerpo sano. Sin embargo, la mayoría de los profesionales de la salud pasan por alto la verdadera causa de muchos trastornos nutricionales. Se da por sentado, de forma bastante errónea, que la digestión se produce de forma automática y que la corrección de un trastorno nutricional simplemente requiere la adecuación del suplemento nutricional correcto a la afección. Por ejemplo, la vitamina C para los resfriados, la vitamina A para los virus y los laxantes herbales para el estreñimiento. Aunque este tratamiento puede aliviar los síntomas del paciente, el alivio es sólo temporal porque se ignora el problema subyacente de la digestión defectuosa. Los profesionales de la salud que quieran tratar eficazmente los problemas de salud relacionados con desequilibrios nutricionales deben tener en cuenta la capacidad de cada persona para digerir los alimentos. Desgraciadamente, la mayoría de los médicos apenas tienen en cuenta el papel de las enzimas en la digestión, a pesar de la abrumadora evidencia de su importancia.

complementos de enzimas alimentarias

Las enzimas son moléculas de proteínas que están presentes en todos los seres vivos. Aceleran y dirigen las reacciones químicas, aumentando en muchos casos la velocidad de reacción millones de veces. Por ejemplo, facilitan la digestión, metabolizan y eliminan los residuos en los seres humanos y los animales, y desempeñan un papel crucial en la contracción muscular.

Las enzimas se han utilizado sin saberlo en la producción de alimentos, por ejemplo, en la elaboración de masas, durante siglos. Pueden obtenerse por extracción de plantas o animales o por fermentación de microorganismos. Suelen estar purificadas, pero pueden contener trazas variables de otros componentes naturales de estas tres fuentes. Normalmente se añaden para realizar una función tecnológica en la fabricación, el procesamiento, la preparación y el tratamiento de los alimentos. Algunos ejemplos son las enzimas utilizadas para descomponer la estructura de la fruta para que los fabricantes puedan extraer más zumo, o para convertir el almidón en azúcar en la producción de alcohol.

Históricamente se ha considerado que las enzimas no son tóxicas y no suponen un problema de seguridad para los consumidores, ya que están presentes de forma natural en los ingredientes utilizados para fabricar alimentos. Sin embargo, se evalúa la seguridad de las enzimas alimentarias producidas industrialmente por extracción de tejidos vegetales y animales, o por fermentación de microorganismos.

Leer más  Perro que come con las manos